<p style='margin:0px; text-align:center; font-size:16pt; font-weight:bold;'> You need Adobe Flash Player to see this video<br><br> <a href='http://www.macromedia.com/go/getflashplayer' style='text-align:center; font-size:16pt; font-weight:bold;'> Get the Flash Player</a></p>
Busqueda en Videos, Miembros, Eventos, Archivos de Audio, Fotos y Blogs Buscar

Club 700 Hoy|United Kingdom

www.club700hoy.com


Mi blog

«atrás
<1  121314  178>

Operación Bendición: La Salud de Celia

Mar 28, 2011

1,575 Visitas
     (0 Evaluación)

 

Cada padre y madre sueña que sus hijos tengan una vida mejor de la que ellos tuvieron. Esa es la razón por la que Celia y su esposo hacen un gran esfuerzo por mantener a sus hijos en la escuela cada año.
“Porque aprenden a leer, aprenden a defenderse y el día de mañana el estudio les sirve mucho para que no pasen las experiencias, que yo he pasado” - mencionó Celia.
Este esfuerzo estuvo en riesgo ya que por dos meses, Celia lidió con una enfermedad que no parecía tener fin y que le aquejaba con fiebre y tos. Aún así Celia no podía asistir al médico. “No podía ir aunque yo hubiera querido, porque para ir se necesita dinero, que no teníamos” – añadió.
Su esposo no dispone de un trabajo fijo, a veces lo contratan para obras de construcción y durante las temporadas de recolección de frutas; Celia labora en la limpieza de una iglesia cerca de su casa, donde gana $1,35 aunque poco, ese ingreso es fundamental para su familia. En ese momento puso el bienestar de sus hijos antes que su salud.
Dios provee
En esos días, el pastor de la iglesia, donde ella trabaja, le ofreció ir a limpiar temporalmente un edificio en otra ciudad. Aunque su salud no había mejorado, aceptó.
“Acepté trabajar porque en ese mes de enero mis hijos iban a empezar clases y mi esposo tenía tres meses de no trabajar, entonces decidí ir, porque tenía que ir a comprarle sus cuadernos.”
Su coraje era inmenso, pero las fuerzas de esta madre se hacían cada vez más pequeñas, sin embargo en ese mismo lugar, Celia encontró la ayuda médica de Operación Bendición. Celia no podía creer que Operación Bendición le brindara de forma gratuita, la atención médica y además los antibióticos necesarios para su recuperación.
“Yo sentí una gran diferencia en mi garganta, no me sentía irritada. Cuando regresé a mi casa a los dos días, venía sana, no traía nada”. – exclamó.
Además pudo comprarles a sus hijos los cuadernos y los uniformes para que asistieran un año más a la escuela. Y para que Celia y su familia puedan tener un dinero extra y ahorrar para sus futuros gastos, Operación Bendición llevó a Celia de compras para conseguir todo lo necesario y así montar su propio negocio de venta de frutas en su casa.
Celia visiblemente emocionada comenta: “Yo me siento muy agradecida, porque si no hubiera sido por ustedes, ¿Cómo hubiese yo terminado mi trabajo ese día? Gracias a Dios y a ustedes que han tenido ese acuerdo de ayudarle a la gente del Salvador; quiero darle gracias a CBN y a Operación Bendición por la medicina que me dieron y gracias por este nuevo negocio que me han brindado. Que Dios los bendiga y estoy muy agradecida con ustedes”.

Cada padre y madre sueña que sus hijos tengan una vida mejor de la que ellos tuvieron. Esa es la razón por la que Celia y su esposo hacen un gran esfuerzo por mantener a sus hijos en la escuela cada año.

“Porque aprenden a leer, aprenden a defenderse y el día de mañana el estudio les sirve mucho para que no pasen las experiencias, que yo he pasado” - mencionó Celia.

Este esfuerzo estuvo en riesgo ya que por dos meses, Celia lidió con una enfermedad que no parecía tener fin y que le aquejaba con fiebre y tos. Aún así Celia no podía asistir al médico. “No podía ir aunque yo hubiera querido, porque para ir se necesita dinero, que no teníamos” – añadió.

Su esposo no dispone de un trabajo fijo, a veces lo contratan para obras de construcción y durante las temporadas de recolección de frutas; Celia labora en la limpieza de una iglesia cerca de su casa, donde gana $1,35 aunque poco, ese ingreso es fundamental para su familia. En ese momento puso el bienestar de sus hijos antes que su salud.

Dios provee

En esos días, el pastor de la iglesia, donde ella trabaja, le ofreció ir a limpiar temporalmente un edificio en otra ciudad. Aunque su salud no había mejorado, aceptó.

“Acepté trabajar porque en ese mes de enero mis hijos iban a empezar clases y mi esposo tenía tres meses de no trabajar, entonces decidí ir, porque tenía que ir a comprarle sus cuadernos.”

Su coraje era inmenso, pero las fuerzas de esta madre se hacían cada vez más pequeñas, sin embargo en ese mismo lugar, Celia encontró la ayuda médica de Operación Bendición. Celia no podía creer que Operación Bendición le brindara de forma gratuita, la atención médica y además los antibióticos necesarios para su recuperación.

“Yo sentí una gran diferencia en mi garganta, no me sentía irritada. Cuando regresé a mi casa a los dos días, venía sana, no traía nada”. – exclamó.

Además pudo comprarles a sus hijos los cuadernos y los uniformes para que asistieran un año más a la escuela. Y para que Celia y su familia puedan tener un dinero extra y ahorrar para sus futuros gastos, Operación Bendición llevó a Celia de compras para conseguir todo lo necesario y así montar su propio negocio de venta de frutas en su casa.

Celia visiblemente emocionada comenta: “Yo me siento muy agradecida, porque si no hubiera sido por ustedes, ¿Cómo hubiese yo terminado mi trabajo ese día? Gracias a Dios y a ustedes que han tenido ese acuerdo de ayudarle a la gente del Salvador; quiero darle gracias a CBN y a Operación Bendición por la medicina que me dieron y gracias por este nuevo negocio que me han brindado. Que Dios los bendiga y estoy muy agradecida con ustedes”.